Vidal como síntoma 

Sería un error considerar que Vidal es (exclusivamente) un pobre loco, anécdota dentro del procès. Vidal es un depurado ejemplar de la élite independentista. Un espécimen que solo se distingue de otros en que le ha podido el ansia de revelar que él sabe más que los demás mortales, que está en el ajo, en la pomada. Pero esa visión sectaria, excluyente, fascista que muestran descarnadamente sus revelaciones es la esencia del procès, no nos confundamos. Un proyecto de adhesiones inquebrantables, de alegres pero implacables depuraciones, de obtención espuria y utilización política de datos personales, y todo ese magma asquerosamente delictivo justificado por el “interés nacional”. En definitiva, fascismo en estado puro. Riámonos de Vidal, lo merece, pero el huevo de la serpiente todavía espera que alguien lo pise.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s