Tres son multitud

Viendo las tres candidaturas que al parecer van a optar a la secretaría general del PSOE se da uno cuenta de que España tiene un grave problema por su flanco político izquierdo. Y me refiero claro está a la izquierda teóricamente moderada, no a la ultra izquierda que orbita en torno a Podemos, que esa también es un problema pero de otra índole.

Las alternativas serán, al parecer, las siguientes:

– el secretario general saliente, el que llevó a sus huestes a los dos peores resultados consecutivos de su historia, el que no tiene más programa que el “no es no” porque su odio a todo lo que huela a derecha es muy superior a su sentido de estado, y cuya disposición a pactar con la ultra izquierda y hasta con el separatismo ya es de todos conocida. Añadamos a esta cerrazón el odio no menor que abriga hacia quienes le defenestraron y veremos que el perfil no puede ser más adecuado para los convulsos tiempos que nos disponemos a atravesar.

– La líder andaluza que puede presentar las inigualables cartas credenciales de un  partido que, gobernando ininterrumpidamente una comunidad autónoma durante más de cuarenta años, ha logrado mantenerla siempre destacada en el ranking del paro y la pobreza, y que tiene la inmensa habilidad de hablar y hablar sin decir absolutamente nada. Prueben a escucharla. Quiten de su discurso los “andaluces y andaluzas”, los “compañeros y compañeras”, las constantes apelaciones a la “dignidad” y las no menos frecuentes referencias a “esta tierra”, y se quedan en nada.

– Patxi López, a quien los malvados llamaban Patxi Nadie, que ahora se manifiesta horrorizado por el hecho de que su partido haya permitido (que no apoyado) un gobierno del PP, olvidando que hace una docena de años él mismo no hizo sacos a que ese odioso PP le entregase sin contrapartida alguna la presidencia vasca, y que tampoco sintió el menor rubor al sentarse a la mesa con Otegui, ese “hombre de paz”.

Vamos bien. De estos mimbres ha de salir el interlocutor imprescindible para que el gobierno pueda afrontar el desafío catalán que viene de frente y a buena velocidad de crucero. Que Dios nos coja confesados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s