Menos escándalo y más combate 

Al principio también yo me escandalizaba ante los comportamientos de Podemos, desde los de sus líderes hasta los del último concejal aparentemente rescatado de cualquier desecho de tienta. Tanto de la marca principal como de las múltiples franquicias con las que se presentan en diversas zonas del territorio nacional.

Ya no. Es más, considero altamente instructivo que se de cuanta más cancha y repercusión mediática a todas y cada una de las barbaridades que perpetran o pronuncian. Cancha y repercusión críticas, por supuesto. Despiadadamente críticas, pero no escandalizadas.

Y es que el escándalo revela bien una ingenuidad pasmosa, bien un fariseismo inaceptable. Vamos a ver: lo preocupante no es que existan Podemos, Iglesias, Colau, Montero, Monedero y demás. El problema es que de momento varios millones de españoles les han votado. Y evitar que eso siga sucediendo es tarea de todos, claro, pero para ello puede resultar mucho más útil la descarnada visión de sus ideas que el escandalizado aspaviento.

En Podemos (llamémosles así por simplificar) son comunistas, revolucionarios, antisistema. Y eso trae como consecuencia absolutamente inseparable que sean violentos, intolerables, irrespetuosos, provocadores y, sobre todo, antidemócratas. Han de ser así, porque así es su ideología. El “cuanto peor mejor” es su divisa. Su ideología solo puede imponerse en medio del caos, cuando los poderes han colapsado, la legalidad ha quebrado, los valores sociales se han difuminado hasta quedar irreconocibles, la autoridad de todo tipo es cuestionada.

Hagan el ejercicio de analizar cualquiera de sus acciones a la luz de ese principio, de ese objetivo, y verán que el aparente caos no es tal. No quiero decir tampoco que todo responda a una estrategia perfectamente planificada, porque viendo a alguno de sus representantes se comprende que es imposible con esos mimbres urdir un plan, pero sí que en la busca de ese objetivo todo vale, sea defender a la tuitera loca, pedir que se suprima la misa dominical, apoyar a los agresores de Alsasua, justificar a los golpistas venezolanos, proponer iniciativas municipales estrambóticas, acosar a los partidos democráticos, defender a los okupas y cuestionar la propiedad privada, señalar a la prensa enemiga, ir de smoking a la gala de los Goya y en mangas de camisa a ver al Rey… Todo vale porque el único objetivo es la conquista del poder, del poder total y absoluto, para no dejarlo escapar ya jamás. Y si para ello han de gobernar sobre ruinas lo harán sin el menor reparo, porque se mueven en pos de un objetivo superior, que es la revolución.

Es importante que buena parte de esos millones de votantes que no comparten esa ideología ruinosa pero les votaron por despecho, hartazgo, entienda que están siendo utilizados como ariete en esta operación de asalto al sistema orquestada desde una oscura facultad de políticas y con toda probabilidad financiada por algún país extranjero siempre dispuesto a socavar la estabilidad de un país occidental. Que vean qué hay en realidad detrás de esa aparente frescura que en sus inicios transmitían los podemitas: se oculta en definitiva la ideología más rancia y nociva de las que aún perviven del siglo XX, una fría e inhumana utilización del ser humano como carne de cañón para, una vez en el poder, acabar reduciéndolo a masa, a objeto aparentemente dotado de todo tipo de derechos colectivos pero realmente privado de los más elementales derechos individuales.

Así que menos escándalo y más denuncia, menos aspaviento y más combate. Empezando por un argumento que hay que repetir una y mil veces: no son demócratas. Nunca lo serán. Quien se plantee votarles ha de ser consciente de eso, porque esa es la base de lo que vendrá después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s