La tormenta perfecta ya no es una pesadilla, sino una realidad visible

De los alegres muchachos surgidos de la facultad de políticas de la Complutense no había porqué esperar ninguna capacidad especial para la gobernación de un territorio o para la gestión más o menos eficaz de una administración. Y ello con independencia de su ideología. Ahí no se estudia para eso. Si además son comunistas, claro está, las dudas sobre esos extremos estarían más que fundadas a a la vista de la ya larga experiencia universal en ruina, miseria, violencia y opresión que el comunismo ha acreditado. Pero omitamos ese pequeño detalle, a los fines de esta columna.

Lo que sí cabía esperar razonablemente es una habilidad considerable para encontrar y explotar los medios para alcanzar el poder: la maniobra, un conocimiento profundo de los entresijos de la sociología política, una aplicación práctica de todas las tácticas de propaganda y de infiltración que en la historia se han utilizado y, sobre todo, una militancia activa, constante, con plena dedicación y sin más objetivo que ese: la conquista del poder y no precisamente con la vista puesta en la saludable alternancia propia de la democracia representativa y burguesa, sino con una poco disimulada pretensión hegemónica, totalitaria y, en definitiva, permanente. Vamos, de tomarlo para no soltarlo jamás so pretexto de la “necesaria” transformación de la sociedad.

Y ahí los airados jóvenes y no tan jóvenes de Podemos han acreditado sobradamente un aprovechamiento digno de matrícula de sus clases en la facultad. Su avance imparable por las vastas (tentado he estado de sustituir la v por una b…) praderas de la izquierda va poblando las márgenes de lápidas de formaciones políticas que se antojaban sólidas y solventes. El caballo de Atila, al lado de esta mesnada, era un animal respetuoso con el medio ambiente y la ecología. 

Parecía sin embargo que si una fortaleza había capaz de resistir el impetuoso avance de los orcos era la que tenía sede en Ferraz. Pero no. Está por ver todavía si Pedro Sánchez pasará a los anales de la historia socialista hispana como el mayor tonto útil que los tiempos han visto, espoleado únicamente por su irrefrenable ambición personal, César o paro, o como el audaz agente de una sofisticada maniobra de penetracion, infiltración y apoderamiento. Ya nada separa a los orcos de los muros de la democracia salvo un Partido Popular timorato en lo ideológico y dudoso en sus convicciones, bajo un liderazgo ensimismado, acosado por la corrupción y con la mirada puesta en el objetivo único de la perpetuación de la supervivencia personal, y un Ciudadanos que corre como pollo sin cabeza en busca de su ubicación en el centro del panorama político.

Y contemplando desde la distancia con satisfacción indisimulada, los separatistas saben que se acerca su momento, ese en que los defensores del castillo tendrán que concentrar todas sus fuerzas en contener a los orcos debilitando por tanto su resistencia en otros frentes. Una moción de censura ahora, con el componente de inestabilidad política que conlleva incluso sin tener posibilidades aritméticas de prosperar, es el escenario ideal para que se produzca el golpe. ¿Cómo podría pactar el PP una reacción institucional con quien respalda una moción de censura? Los presuntos conservadores deberían afrontar con su sola mayoría en el Senado la cada vez menos hipotética aplicación del 155, con la carga de violencia cada vez menos indubitada que implicaría.

Eso o… Eso o que en el PSOE un grupo de kamikazes, de hombres buenos sin miedo a la lapidación política y tal vez hasta física, decida que puede haber, contra toda evidencia histórica, una izquierda española que no se avergüence de serlo y sea consciente de que sí, Podemos ha ganado las primarias del PSOE, pero la mitad de su militancia no merece quedarse sin representación parlamentaria.

La tormenta perfecta ya es visible en el horizonte. Urge marinero experto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s