El editorial del NYT como paradigma de la manipulación separatista

El sábado 24 de junio el New York Times publicó un texto, firmado por el “editorial board”, cuyo contenido íntegro pueden ver aquí. El editorial atribuye buena parte de las culpas del crecimiento del independentismo catalán al gobierno de España, al que acusa de inmovilismo y da a entender que, en opinión de sus redactores, es precisamente Madrid quien debe moverse para evitar el crecimiento de una ola separatista que el editorial justifica o al menos comprende.

Hasta aquí nada especial, salvo el hecho nada desdeñable de que un periódico de reconocido (y también discutido) prestigio internacional dedique un editorial al “problema catalán” y presente a los independentistas más como víctimas que como culpables de la situación. Sin duda, un gol por toda la escuadra en la ardua tarea, hasta ahora muy poco fructífera, de internacionalizar el proceso separatista y de obtener comprensión para la causa. Un mérito que sería absurdo e injusto negar a quien lo haya conseguido. Habría y habrá sin duda mucho que hablar en torno al tema, puesto que no deja de ser curioso que este mismo medio publicase en enero un texto de la Sra. Forcadell. Es legítimo preguntarse e investigar si tan profundo interés del NYT por el tema catalán, y además de forma tan aparentemente favorable al independentismo, tiene causas estrictamente periodística o hay algo más. Eso ya se verá. Pero de momento, gol importante de los independentistas. Cierto es que el texto de la Sra. Forcadell fue contestado luego por un representante de Societat Civil Catalana, pero me consta de primera mano que costó Dios y ayuda obtener ese espacio para la réplica. 

Ahora bien, el problema surge cuando llegamos al último párrafo del texto, cuyo tenor literal es este:

“The best outcome for Spain would be to permit the referendum, and for Catalan voters to reject independence — as voters in Quebec and Scotland have done. Otherwise, Madrid’s intransigence will only inflame Catalan frustrations.”

Ahí el nacionalismo tiene ya un problema, porque si bien es cierto que el NYT aboga en su editorial por la celebración de una consulta, no lo es menos que el párrafo contiene dos ideas que han aguado enormemente el vino de la celebración. Una, que habla de que España “permita” un referéndum, no de que éste se celebre unilateralmente. Y dos, que dice a continuación que la mejor salida para los votantes catalanes es rechazar la independencia. Caramba, qué problema. ¿Qué hacemos ahora? ¿Divulgamos el texto como un gran éxito del proceso de internacionalización, o lo ocultamos porque las conclusiones últimas no son favorables al objetivo final de toda esta pantomima, que no es la celebración de la consulta, sino la proclamación unilateral de la independencia? Un dilema moral que, como siempre, el separatismo resuelve recurriendo a la inmoralidad, que consiste en manipular, mutilar y tergiversar el párrafo en cuestión, tratándonos a todos, independentistas y unionistas, de imbéciles.

Lo que dice el párrafo, y no hay que ser traductor jurado para interpretarlo, es lo siguiente: “La mejor salida para España sería permitir el referéndum, y para los votantes catalanes rechazar la independencia -como han hecho los votantes en Québec y Escocia. De otro modo, la intransigencia de Madrid solo inflamará las frustraciones de los catalanes”.

A partir de ahí, la manipulación nacionalista se ha empleado a fondo para engañar, recortar, mutilar, tergiversar y ocultar la frase que dice que lo mejor para los votantes catalanes sería rechazar la independencia. Porque claro, no basta con conseguir que el NYT publique un editorial sobre el problema catalán. No basta que culpe mayormente al gobierno de España del crecimiento de ese problema. No basta con que recomiende que se celebre el referéndum. No. En el mundo de los unicornios rosa y del helado de postre todos los días la perfección es obligatoria e irrenunciable.  Y si para ello hay que mentir y dar por sentado que ni los suyos ni los contrarios saben inglés, pues se hace. He visto ejemplos gloriosos, empezando por el tipo de las americanas imposibles, sí, Sala i Martín, que además se supone que da clases en EE.UU, pero al que ese pequeño detalle no ha impedido ofrecer una traducción absolutamente grotesca, pretendiendo que lo que dice el texto es que “lo mejor para España sería permitir el referéndum y que los votantes catalanes rechazasen la independencia”, pero que en ningún sitio dice que eso fuese bueno para esos votantes catalanes. He visto naves ardiendo más allá de la puerta de Tannhäuser y a nacionalistas maduros y formados tragando la rueda de molino de una traducción absolutamente inverosímil, y difundiéndola, y negando la evidencia que pones ante sus ojos.

Normal por otra parte: ellos y solo ellos saben lo que es bueno para los catalanes.. Y si para ello hay que mentir, como en con esta traducción, con el expolio fiscal o con la salida de la Unión Europea, pues se miente, una y mil veces, y a estas alturas ya sin sonrojarse siquiera.

Quedémonos los unionistas y los sensatos, valga la redundancia, con el siguiente titular: “El NYT considera que España debería autorizar el referéndum catalán, y que los catalanes deberían votar no a la independencia”. Y a continuación averigüemos cuánto nos ha costado a los contribuyentes españoles la publicación de ese editorial. Y aprendamos. Ya dijo Quicu Homs, el Metternich catalán, que “Cataluña está en “guerra democrática” contra España. Los medios de comunicación son vitales en cualquier “guerra”, así que aprendamos a usarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s